El Gobierno ha decidido revertir el aumento planificado en las tarifas de luz y gas y también ha optado por no aplicar el ajuste previsto en el impuesto a los combustibles. Esta medida fue anunciada por fuentes oficiales a Noticias Argentinas.

Originalmente, el impuesto a los combustibles iba a incrementarse un 115%, lo que hubiera significado un aumento del 18% en los precios en surtidor en la Ciudad de Buenos Aires. La decisión de posponer estas medidas busca evitar presiones adicionales sobre el costo de vida, especialmente en un contexto donde muchas familias ya han experimentado una significativa pérdida de poder adquisitivo.

El objetivo principal es prevenir un aumento en la presión inflacionaria durante julio y aliviar el impacto económico en los hogares, considerando además la mayor demanda de energía durante el invierno. La suspensión de los aumentos en tarifas está programada inicialmente solo para el mes de julio, con la intención de apoyar la recuperación del poder adquisitivo de la población.

Para los consumos hogareños de julio, y dependiendo de la fecha de facturación, la mayoría de los usuarios verán reflejada esta medida en sus facturas de agosto. A principios de este mes, el Gobierno había modificado los límites de consumo máximos subsidiados y las bonificaciones en los precios mayoristas de la energía eléctrica y el gas natural para los usuarios de los segmentos N2 (ingresos bajos) y N3 (ingresos medios) según lo establecido en el Período de Transición del Decreto N° 465/24.

Esta medida es parte de un proceso que busca transitar de un régimen de subsidios generalizados a uno más focalizado, donde los usuarios puedan conocer el costo del kW de energía eléctrica y el m3 de gas natural, siendo estos precios uniformes para todos. Además, se establecerá cuál es la asistencia que el Estado brinda a los usuarios en función de su capacidad de pago, limitando el consumo subsidiado a través del reconocimiento de un pago menor (bonificación).

Analizando una factura promedio con un consumo de 250 kW, los aumentos en las diferentes categorías serían:

  • N1 (ingresos altos): La factura pasaría de $24,710 a $30,355 (un aumento del 23%). En julio, si el consumo se mantiene igual, el monto a pagar será de $30,355, afectando a aproximadamente 1.5 millones de hogares.
  • N2 (ingresos bajos): La factura promedio se incrementaría de $6,295 a $12,545 (un aumento del 99%), afectando a 1.9 millones de usuarios.
  • N3 (ingresos medios): La factura subiría de $6,585 a $16,850 (un aumento del 156%), abarcando a 1 millón de clientes.

En cuanto a las tarifas de gas, los consumos de julio tampoco experimentarán aumentos. Los usuarios pagarán la misma cantidad que en junio, siempre que su consumo sea equivalente. Para el mes en curso, se habían establecido aumentos en el cuadro tarifario del gas del 9.2% para el segmento N1, del 33% para N2 y del 10% para N3.

Comparte esta noticia

Por Tucumán en las REDES

El diario digital de los tucumanos

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
¡Bienvenido a Tucumán en las REDES, estimado usuario! Usted está viendo www.tucumanenlasredes.com. Le da un control total sobre los datos que recogemos y usamos... es el valor principal de nuestro diario digital, ¡y es su derecho! 🍪 Puede cambiar sus preferencias de cookies en cualquier momento. Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares para almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento. Nosotros y nuestros socios hacemos el siguiente tratamiento de datos: Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, Personalised content, content performance measurement, audience data, and product development, Storing and/or accessing information on a terminal,      Configurar y más información
Privacidad