Se ha consumado una fractura inevitable en la Asamblea del PRO. Como se había previsto, la mayoría alineada con el ex presidente Mauricio Macri decidió desconocer acuerdos previos y excluyó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de la dirección de este cuerpo deliberativo. La decisión desencadenó lo previsible: gritos, quejas y la salida abrupta de los seguidores de Bullrich, quienes son fervientes partidarios de Javier Milei.

El episodio se convirtió en un escándalo evidente. Aunque era esperable que surgiera conflicto, la reunión en el Hotel Abasto en Buenos Aires adquirió características inusitadas, con acusaciones, reproches y una confrontación abierta entre los principales líderes del partido. En el trasfondo se encuentra una relación tensa e irreconciliable entre el líder del PRO y el presidente de la Nación. La aprobación de la Ley Bases marcó un punto crítico en este vínculo, revelando diferencias significativas incluso dentro de un mismo espectro ideológico.

Además de la elección de nuevas autoridades, la Asamblea tomó una decisión clave que figuraba entre los puntos del día: “Somos el cambio. El PRO no se fusionará con otros partidos. Apoyamos al gobierno de Javier Milei y todas las iniciativas que promuevan el cambio que los argentinos votaron”. El rechazo a la disolución del partido en favor de La Libertad Avanza explica gran parte de los acontecimientos.

Previo a esta ruptura, Patricia Bullrich hizo pública su postura mediante una carta en la que explicaba: “El debate que quiero para el PRO no se centra en cargos, sino en el rumbo. No daremos marcha atrás. Decidimos respaldar a Javier Milei porque sin este cambio, nos hundiríamos. En solo 6 meses, ya vemos un cambio sin precedentes, logrado contra viento y marea”.

Bullrich enfatizó: “Hoy quiero transmitir al PRO el valor necesario para acelerar y avanzar a toda velocidad. Argentina no puede permitirse perder esta oportunidad de liderar el cambio más audaz y necesario de las últimas décadas”. Sin embargo, sus palabras más contundentes, que llegaron a los titulares, fueron: “No podemos quedarnos, una vez más, a medio camino”.

Estas declaraciones fueron un presagio de la tensión que se viviría. Durante la reunión en el Hotel Abasto, los enfrentamientos se intensificaron cuando se confirmó lo que era un secreto a voces: la mayoría absoluta afín a Macri nominaría al diputado y ex intendente de Pinamar, Martín Yeza, ignorando la propuesta de Bullrich para ese cargo. El resultado fue un alboroto de gritos, discusiones, quejas y una salida abrupta.

Los representantes bullrichistas se retiraron al bar en la esquina de Corrientes al 3200, donde esperaron a Bullrich, quien regresaba de informarse sobre los resultados de una pericia relacionada con el caso Loan. Ella llegó brevemente, se quedó unos minutos y luego se fue. “Se quedaron con un partido reducido”, comentó Pablo Walter, uno de los operadores que resumió el sentir de ese sector.

La antesala de la ruptura

Desde hace días, en el macrismo se insinuaba que después de la Ley Bases, el ex presidente elevaría el tono y comenzaría a marcar diferencias con Milei. Y así sucedió. Primero, con un informe contundente -anticipado por Infobae- de la Fundación Pensar, el think tank del PRO presidido por María Eugenia Vidal. El documento respaldó la dirección económica de Milei pero formuló críticas que el gobierno libertario encontró difíciles de digerir. Tanto así que Manuel Adorni, vocero presidencial, prefirió desestimar el informe: “La verdad es que ni siquiera lo hemos leído”.

Luego, Macri profundizó esas diferencias. Publicó un tuit con un mensaje directo para confrontar con el Presidente. Macri reclamó a Milei los fondos de coparticipación que la Nación debe a la Ciudad de Buenos Aires (CABA). Fue un gesto de alineación política con su primo, Jorge Macri, el jefe de gobierno porteño, pero también implicó una crítica pública al Jefe de Estado. “El sacrificio de los argentinos requiere de un gobierno que cumpla con la ley”, afirmó el ex presidente desde su cuenta oficial en X.

“Para lograr esos cambios, hay una condición previa aún más crucial que la creación de nuevas leyes, y es el cumplimiento de las existentes, especialmente de las decisiones irrevocables dictadas por la Corte Suprema”, continuó el mensaje de Macri, profundizando: “Este es el caso de la deuda de coparticipación que la Nación adeuda a la Ciudad de Buenos Aires. No tengo dudas de que cumplir con las decisiones judiciales es la intención del Presidente, porque todos sabemos que sin instituciones (y no hay instituciones si no se cumplen las reglas), no habrá justicia, ni progreso, ni crecimiento, ni bienestar, ni inversiones”.

La Asamblea del PRO

Hoy, Macri intensificó la confrontación interna con Patricia Bullrich en una jugada que prácticamente deja fuera del PRO a la ministra de Seguridad. Desde las 10 de la mañana, en el Hotel Abasto, alrededor de 2000 dirigentes del partido se reunieron en la Asamblea, el órgano soberano. La convocatoria tenía como objetivo renovar las autoridades del partido.

En un acuerdo político verbal alcanzado a principios de año, Macri acordó con Bullrich que él presidiría el Consejo Directivo del PRO, mientras que ella presidiría la Asamblea. Sin embargo, este pacto se desvaneció. Molesto por la tensión interna y las diferencias políticas, el ex presidente decidió romper su compromiso y avanzar para colocar a otro líder al frente de la Asamblea.

El elegido para liderar la Asamblea del PRO es Martín Yeza, diputado nacional y ex intendente de Pinamar. Es un dirigente joven dentro del espacio, en quien Macri y Cristian Ritondo depositan su confianza.

Sin embargo, la raíz de la tensión entre Macri y Milei es política. Desde abril, Macri preside el PRO con la intención de reforzar la identidad original del partido y distanciarse del gobierno actual. Por lo tanto, también busca desvincularse de Patricia Bullrich, a quien percibe como una amenaza interna respaldada por Javier Milei.

La elección de Yeza en la Asamblea marca el fin de un proceso de reestructuración interna para iniciar conversaciones políticas formales con el Presidente con el PRO en una posición de «autonomía» decisoria.

Macri rechaza el concepto de «fusión» porque, como explicó Infobae, hay mucho en juego en esta disputa de poder. La semántica de la palabra no es casual. En física, la fusión es el proceso por el cual una sustancia pasa de estado sólido a líquido. Es decir, algo cambia y deja de ser lo que era. Pierde su esencia anterior para adoptar una nueva forma. En este caso, el PRO dejaría de ser lo que fue, cambiando su estado, para fusionarse en la corriente mileísta. El ex presidente no está dispuesto a dar por terminada la identidad de su partido. Todo lo contrario: trabaja para «volver a sus raíces» y asegurarse de que su bandera política llegue a 2025 con voz propia para discutir la configuración de las listas electorales.

Macri busca devolverle relevancia política al PRO para poder negociar las condiciones de una alianza electoral con Milei. Quiere evitar una «fusión» con los libertarios y, en cambio, avanzar hacia un frente donde el PRO compita junto a La Libertad Avanza sin disolver su identidad amarilla.

En el gobierno ya se están realizando movimientos hacia una integración con el PRO. Patricia Bullrich lidera este proceso desde el partido amarillo, en una línea interna que se opone a Macri. La provincia de Buenos Aires parece ser el principal escenario de estas operaciones. Allí tuvo lugar el primer evento de integración, adelantado por Infobae, cuando la ministra de Seguridad encabezó un acto en Luis Guillón junto a Sebastián Pareja, el principal estratega político del Presidente en la provincia de Buenos Aires.

Los colaboradores de Bullrich en Buenos Aires se coordinan con Pareja y su equipo, manteniendo encuentros regulares y discutiendo sobre el proyecto PRO Libertad. Esta dinámica ha profundizado la división entre Macri y Bullrich

Comparte esta noticia

Por Tucumán en las REDES

El diario digital de los tucumanos

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
¡Bienvenido a Tucumán en las REDES, estimado usuario! Usted está viendo www.tucumanenlasredes.com. Le da un control total sobre los datos que recogemos y usamos... es el valor principal de nuestro diario digital, ¡y es su derecho! 🍪 Puede cambiar sus preferencias de cookies en cualquier momento. Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares para almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento. Nosotros y nuestros socios hacemos el siguiente tratamiento de datos: Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, Personalised content, content performance measurement, audience data, and product development, Storing and/or accessing information on a terminal,      Configurar y más información
Privacidad